¿Van a más Uber y Cabify?

La guerra entre taxis y los vehículos con licencias VTC

Uber y Cabify ha tomado un nuevo giro con la salida de las dos grandes plataformas de Barcelona.

La legislación impulsada por la Generalitat ha enterrado el modelo de las aplicaciones.

El Govern ha aprobado un decreto que obliga a precontratar el servicio de los VTC con una antelación mínima de 15 minutos, y cuyo incumplimiento implicará multas de hasta 1400 euros.

Este hecho ha provocado que el servicio abandone la ciudad condal.

Pese a la normativa aprobada por la Generalitat, las plataformas seguirán prestando servicio, por ahora, en ciudades como Madrid o Málaga, donde tienen gran implementación.

¿Qué dice la Ley?

Para empezar a comprender de dónde deriva esta situación, primero hay que tener claro qué es lo que realmente dice la ley.

En abril de 2018 el Consejo de Ministros aprobó un decreto ley para que el evitar que el conflicto que enfrenta a taxistas con empresas como Uber y Cabify se solvente en los tribunales.

Esta ley aprobada consagra el límite para que, como máximo, pueda haber una licencia de vehículo de alquiler con conductor (VTC) por cada 30 taxis.

Sin embargo, si una sentencia tumbara el apartado 3 del artículo 181 del reglamento, que contiene el tope de licencias introducido en 2015, no tendría ya efectos prácticos al haber sido derogado ese punto del reglamento para pasarlo a la ley a través del decreto aprobado hace diez meses.

La patronal de VTC, Unauto -Asociación de vehículos con conductor-, explica que muchos taxistas dicen que este ratio no se respeta y que no se cumple la ley, pero que la realidad es que “la ley sí se cumple y el 1/30 se respeta”.

Aseguran que la regulación española de transporte no dicta que sólo puedan existir un VTC por cada treinta taxis.

Lo que dice es que “las Comunidades Autónomas pueden no conceder nuevas autorizaciones si ya hay un VTC por cada treinta taxis”.

Según Unauto, el sector del taxi ha jugado al despiste y ha intentado confundir a la opinión pública para proteger sus intereses.

De 2009 a 2015, como resultado de una directiva europea para generar empleo, se liberalizó el mercado de las VTC y miles de personas y empresas pidieron sus autorizaciones.

En 2015, después de varias manifestaciones del sector del taxi, se volvió a aplicar el famoso 1/30.

A partir de ese momento, no se ha concedido ni una nueva autorización.

Pero entonces, ¿qué es lo que pide el taxi?

Desde Unauto explican que cuando exigen que se cumpla el 1/30, realmente está pidiendo que se reduzca el número de VTC y así quitarse de encima a la competencia.

Es decir, que se aplique la Ley con carácter retroactivo, algo que en cualquier otro Estado de derecho sería inconcebible.

Y es que el taxi no está pidiendo que se cumpla la Ley, lo que está pidiendo es que se cambie la Ley y por eso vuelven a presionar al Gobierno para que se apruebe un decreto a su medida.

Lo que realmente quiere el taxi, señalan desde Unauto, es blindar su monopolio.

Aunque esto signifique que miles de personas se vayan al paro y que España vuelva a 2010, cuando era taxi o taxi.

app taxi uber y cabify

¿Por qué los taxis son más caros que los VTC?

Los consumidores quieren buenos precios y prefieren servicios organizados, recomendados por otros usuarios y prestado sin la injerencia ni los sobrecostes.

Según datos del ayuntamiento de Madrid, los taxis son más caros que los VTC porque sólo el 55% del tiempo están ocupados y el resto están deambulando buscando clientes.

Eso hace que los costes hundidos los tenga que pagar el cliente en la tarifa que fija el ayuntamiento.

Por ello, la solución sería, según expertos en economía, que los taxis se modernizasen con las nuevas tecnologías, tal y como han hecho Uber y Cabify.

La solución de los expertos: la movilidad urbana

Desde que el taxi se puso en huelga hace dos semanas, el tráfico tanto en Madrid como en Barcelona se ha regulado.

E incluso los índices de contaminación, según datos recabados por el Ayuntamiento de Madrid, son menores.

Expertos en economía colaborativa, inciden cada vez más en que el futuro es la movilidad urbana: usar medios de transporte que no contaminen y que den más sostenibilidad a las ciudades.

Los coches eléctricos desembarcaron en Madrid en 2016, con el objetivo de que los ciudadanos utilizaran un servicio de transporte que contaminara menos.

Cada año son más las empresas de carsharing como Car2go, Zity y Emov planean expandirse en España y van a desembarcar en Barcelona tras la marcha de Uber y Cabify.

Su intención es reforzar primero su posición en Madrid, la única ciudad donde operan ahora, para después dar el salto a otras grandes capitales.

Las empresas de carsharing han puesto a Barcelona en su punto de mira más inmediato para captar el negocio que van a dejar Uber y Cabify.

arcade city

Arcade City: “el Uber descentralizado”

Aunque los coches eléctricos tengan intención de expandirse por la península, la cuestión de los VTC sigue en el aire: ¿Qué ocurre si Uber y Cabify dejan de operar en España?

Ante la reacción judicializadora contra estas plataformas, es natural que comiencen a surgir alternativas que van un paso más allá en la misma línea.

Según expertos en economía colaborativa, una de las más interesantes y que probablemente desembarque en España si estos servicios desaparecen, es Arcade City.

Esta aplicación fue lanzada en el año 2016 por Christopher David, un antiguo conductor de Uber de la ciudad estadounidense de Portsmouth.

¿En qué se diferencia Uber y Cabify de esta plataforma?

Esta plataforma parte de incluir elementos de gamificación que permiten fidelizar a los usuarios, Arcade City es una plataforma autogestionada en una red distribuida.

Esta aplicación permite que los conductores se ayuden unos a otros.

Arcade City gira en torno a la idea de que una empresa de vehículos compartidos debe ser dirigida por sus conductores.

Ser un ‘Uber descentralizado’.

Con Arcade Citylos conductores son libres de fijar sus propias tarifas y ofrecen servicios adicionales.

Juan Pina, experto en analítica web y economía colaborativa, explica que Arcade City es “lo que viene después de Uber y Cabify”.

Señala que estas dos plataformas libran en estos tiempos con cientos de batallas legales en los tribunales de medio mundo contra los ayuntamientos y que, además, “soportan la hostilidad de los cuerpos de taxistas que esgrimen sus licencias sin comprender que la evolución les ha condenado a adaptarse a un marco de libertad y competencia”.

Alberto Conigueral, experto en economía colaborativa, explica que Arcade City es “un Uber sin Uber de por medio”.

Señala que, la tecnología de este servicio, permite construir una red global de cooperativas de conductores locales llamadas gremios.

Los conductores de estos gremios trabajan juntos para proporcionar un servicio confiable en su área.

Empezaron en Austin (Texas) y ya existe en ciudades donde Uber dejó de operar, como Río de Janeiro, Londres, Bruselas y en varios mercados asiáticos.

Este experto incide en que los marketplace centralizados son el futuro: “Hacen mucho más que poner en contacto a un usuario productor con un usuario consumidor”.

En el proceso de generar intercambios de manera confiable y escalable, priorizan a lo mejores usuarios en función de su reputación.

Gestionan el sistema de pagos, ofrecen atención al cliente e incluso algún mecanismo de resolución de conflictos.

En este sentido, Alberto Conigueral explica que, después de lo ocurrido en Barcelona, cabe la posibilidad de que Arcade City aterrice en la Generalitat con los 2000 conductores que se han quedado sin trabajo.

Recuerda…

Limousine CC pone a tu disposición la más extensa flota de coches de alquiler con conductor (VTC) para tus desplazamientos con la mayor seguridad y tranquilidad.

Pídenos presupuesto sin compromiso, la calidad y el servicio es nuestra premisa.

Comparte esta historia

Únete a esta conversación